Cantabria Campus Internacional > Comunicación > La investigadora Ana B. Marín-Arroyo obtiene la segunda ayuda del Consejo Europeo de Investigación (ERC) para la Universidad de Cantabria
La investigadora Ana B. Marín-Arroyo obtiene la segunda ayuda del Consejo Europeo de Investigación (ERC) para la Universidad de Cantabria

Para desarrollar el proyecto SUBSILIENCE, que estudiará las estrategias de subsistencia de los neandertales y los primeros Homo sapiens.

​La investigadora de la Universidad de Cantabria y del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas (IIIPC), Ana B. Marín-Arroyo, ha obtenido la primera ERC Consolidator Grant para la institución. Se trata de la segunda ayuda ERC que logra un investigador de la UC, tras la Starting Grant obtenida en 2014 por Ignacio Varela, científico del IBBTEC.

Se trata de una de las ayudas que concede el Consejo Europeo de Investigación (ERC por sus siglas en inglés), en su modalidad de consolidación, cuyo importe es de dos millones de euros para el desarrollo de un proyecto de investigación puntero en 5 años.

Esta mañana, ha sido presentado en rueda de prensa por la investigadora Ana B. Marín-Arroyo; el rector, Ángel Pazos; Manuel Frochoso, vicedirector del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria (IIIPC); y Juan José San Miguel director de la Oficina de Proyectos Europeos e Internacionales (OPEI) de la UC.

El proyecto de Marín-Arroyo, denominado SUBSILIENCE, es uno de los 16 españoles seleccionados por el ERC, entre 2.389 solicitudes. Solo otra propuesta, también liderada por una mujer, ha sido seleccionada en nuestro país en el mismo panel de ciencias sociales y humanidades (el 32% del total de proyectos otorgados están liderados por mujeres). La convocatoria de 2018 ha tenido una tasa de éxito del 12,2% y las ayudas se han distribuido en 21 países de la Unión Europea y países asociados. Los investigadores beneficiarios se reparten en 40 nacionalidades diferentes.

"Es una noticia de gran relevancia: primero por la valía de la investigadora; y también para reforzar la universidad y el IIIPC y, muy importante, para el área de Ciencias Sociales de la UC; pues este logro es una evidencia importante de que es enormemente fuerte en nuestra universidad", ha valorado el rector que ha recordado también que muy pocas universidades españolas, del tamaño de la UC, cuenta con algún proyecto "ERC", y menos aún con 2 como es el caso.

SUBSILIENCE

Según ha explicado Ana B. Marín-Arroyo, "el objetivo principal de SUBSILIENCE es analizar el impacto de las oscilaciones climáticas y medioambientales en las poblaciones humanas, en un periodo clave de la evolución humana: el contacto entre las últimas poblaciones de neandertales y las primeras de nuestra especie, momento en que, finalmente, los neandertales se extinguen hace 42.000 años". Para ello, ha informado, "se implementarán nuevas metodologías de carácter multidisciplinar aplicadas a los materiales arqueológicos acumulados por ambas especies humanas en yacimientos del sur de Europa".

La gran pregunta que persigue responder este proyecto es: ¿En qué medida la desaparición de los neandertales fue provocada por factores ambientales, por una baja diversidad genética y/o por la expansión de nuestra propia especie en Europa?

Para resolver esta cuestión, se ha seleccionado un marco temporal y espacial amplio que incluye una veintena de yacimientos arqueológicos localizados en Serbia, Croacia, Italia y España datados entre hace 57 y 27.000 años, momento crítico de coincidencia entre ambas especies en Europa y caracterizados por continuas, rápidas y marcadas oscilaciones climáticas.

SUBSILIENCE es la combinación de las palabras Subsistencia y Resiliencia. Se estudiarán las estrategias de subsistencia llevadas a cabo por neandertales y primeros Homo sapiens, a partir de los restos de animales consumidos y encontrados en diferentes cuevas y abrigos del sur de Europa y se analizará capacidad de resiliencia ante un medio cambiante, no solo por el clima sino también por la presencia de una nueva especie humana compitiendo por unos mismos recursos. Esas estrategias indicarán qué tipo de explotación se estaba llevando a cabo del medioambiente y sus recursos.

A partir de esos mismos restos de animales, con nuevos métodos analíticos, podemos reconstruir las condiciones climáticas y medioambientales fechándolas en un momento concreto y con modelización estimar la capacidad de carga del mismo, lo que permitirá compararlo después con las decisiones humanas adoptadas. Esa reconstrucción climática del continente será absolutamente novedosa, dada el marco espacio-temporal de estudio, puesto que la información que tenemos sobre las condiciones climáticas locales en el momento que vivieron es limitada.

El proyecto está dividido en cuatro paquetes de trabajo en los que se desarrollarán metodologías multidisciplinares de la arqueozoología, tafonomía, análisis de isótopos estables, nuevas dataciones y modelización matemática que permitirán integrar los resultados y responder a la pregunta inicial.

Con un presupuesto de dos millones de euros, se desarrollará en los próximos cinco años, con una expectativa de creación de 5 ó 6 puestos de trabajo.

ANA B. MARÍN-ARROYO

Ana B. Marín-Arroyo (Burgos, 1977) es profesora titular de Prehistoria de la Universidad de Cantabria, e investigadora del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria (IIIPC), tras haber sido investigadora Ramón y Cajal y profesora contratada doctor I3. Entre 2016 y 2018 fue Fellow de Leverhulme Centre for Human Evolutionary Studies, Universidad de Cambridge.

Es especialista en el estudio de la estrategia de subsistencia y la reconstrucción de las condiciones climáticas y ambientales en las que vivieron los grupos de cazadores-recolectores durante el Pleistoceno.

Su ámbito de investigación se centra en reconstruir las estrategias de subsistencia de los grupos humanos en Eurasia a través del estudio de restos de macromamíferos desde hace 200.000 a hace 3.000 años. En la actualidad, está centrada en la transición Paleolítico medio a superior, uniendo la subsistencia humana con la reconstrucción paleoclimática y paleomedioambiental a través de estudios de isótopos estables en ungulados consumidos, con el fin último de entender las causas que derivaron en la extinción de los Neandertales.

Ha realizado números estudios de faunas arqueológicas, acumulados por diferentes especies humanas, en yacimientos de Israel, Serbia y España, además de haber pasado varios años en centros como la Universidad de Cambridge, Belgrado, el Museo de Historia Natural de Londres, el MNHN de Paris y recibido también varios premios por su investigación (Premio Jóvenes Excelentes; Premio del Consejo Social a la mejor tesis doctoral en Humanidades; Marie Curie Career Integration Grant (CIG)con la 2ª mejor puntación europea en todas las áreas cientifícas), entre otros.

En el IIIPC ha sido responsable de la puesta en marcha del Laboratorio de Bioarqueología, lo que ayudó a iniciar una nueva línea de investigación dentro del instituto dedicada a la Paleoclimatología y Bioarqueología. Este laboratorio viene a llenar el vacío existente en la Cornisa Cantábrica de colecciones de referencia de carácter bioarqueológico y atrae a estudiantes de Máster y Doctorado interesados en temas arqueofaunísticos, malacológicos, antropológicos y de isótopos estables. Además, Marín-Arroyo ha sido la responsable del establecimiento de los protocolos para el pre-tratamiento de las muestras orgánicas, la extracción del colágeno y su posterior análisis isotópico, tanto en restos humanos como animales, en la UC.

IIIPC

El Instituto de Prehistoria (IIIPC) es un instituto de investigación mixto cuyos patronos son la Universidad de Cantabria, el Gobierno regional y Banco de Santander. Fundado en 2004, acoge un equipo de 40 investigadores y técnicos. Ha desarrollado más de un centenar de proyectos de investigación en diversos ámbitos temáticos, cronológicos y geográficos. Destacan sus investigaciones sobre el Paleolítico en nuestra región, que desde la aceptación de Altamira es una referencia a nivel mundial. Su dimensión internacional viene expresada en el desarrollo de múltiples proyectos en Europa oriental, en América del Sur, en las islas del Pacífico o en Próximo Oriente.

El IIIPC ha sido pionero o lidera el desarrollo de nuevas metodologías y técnicas de análisis en Prehistoria. Entre ellas destacan las técnicas de recogida de información espacial en los yacimientos arqueológicos, las técnicas de estudio del arte rupestre, los métodos de estudio de las tecnologías prehistóricas, los sistemas de control de estabilidad en medios cársticos que contienen yacimientos arqueológicos, las técnicas de monitorización de condiciones ambientales que afectan a la conservación del arte rupestre, o los análisis bioarqueológicos de los que es exponente Ana B. Marín-Arroyo.

CONSOLIDATOR GRANT (COG)

Esta convocatoria consiste en ayudas a investigadores para consolidar sus grupos de investigación. El Investigador Principal debe estar en posesión de un título de doctor con antigüedad de entre 7 y 12 años y contar con un excepcional CV la actividad investigadora a proponer debe estar en la frontera del conocimiento de cualquier temática. Los investigadores pueden ser de cualquier país del mundo siempre que desarrollen el trabajo en uno de los Estados Miembros de la UE o de los países asociados.

Con una financiación hasta 2 millones de euros (excepcionalmente hasta 2,75 millones) por un máximo de 5 años, las Consolidator Grants suponen una oportunidad para que investigadores jóvenes con buenas ideas se consoliden como líderes de grupos de investigación.

CONSEJO EUROPEO DE INVESTIGACIÓN (ERC)

El Consejo Europeo de Investigación (ERC, European Research Council) financia a largo plazo proyectos de investigadores excelentes y de sus equipos de investigación, a fin de que lleven a cabo una investigación novedosa y potencialmente muy rentable, pero de alto riesgo. Su objetivo específico es "reforzar la excelencia, el dinamismo y la creatividad de la investigación europea".

Se espera, por tanto, que la investigación puntera financiada por el ERC tenga un impacto directo considerable, avanzar hacia las fronteras del conocimiento, así como abrir el camino a resultados científicos y tecnológicos nuevos y a menudo inesperados y nuevas áreas de investigación que, en último término, puedan generar ideas radicalmente nuevas que impulsen la innovación y la inventiva empresarial y afronten los retos sociales.

La excelencia científica es el único criterio para la concesión de subvenciones y funcionará sobre una base «ascendente», sin prioridades predeterminadas. Las subvenciones del ERC están abiertas a equipos de investigadores de cualquier edad y de cualquier país del mundo que trabajen en Europa.

También presta apoyo a métodos de trabajo emergentes en el mundo científico, con potencial para crear resultados decisivos y facilita la exploración del potencial de innovación comercial y social de las actividades de investigación que financia.

Palabras clave: Santander; IIIPC; UC; CCI